¿Cómo garantizar que se cumplan las órdenes de la Sentencia? Guía de preguntas para periodistas


Documento: Dejusticia. 

Uno de los retos primordiales que tenemos como sociedad es la búsqueda de más igualdad. En su artículo 13, la Constitución de 1991 prometió igualdad real y formal: los mismos derechos y oportunidades para toda la sociedad. Esta igualdad se ha desarrollado gradualmente para evitar la discriminación de algunos grupos, pero aún no se ha logrado un mínimo digno para muchos. Subsisten discriminaciones horizontales, aquellas dirigidas hacia grupos culturalmente definidos o socialmente construidos, según la etnia, la nacionalidad, la sexualidad o la religión. Además, el Estado no ha logrado encontrar la forma de evitar la discriminación vertical o socio-económica, aquella que muestra el desequilibrio entre ingresos, riqueza y capacidades. Mucho menos, ha logrado responder a quienes sufren la intersección de la discriminación horizontal y vertical, o la desigualdad derivada de la falta de oportunidades en regiones alejadas u olvidadas del país.

Así, hay muchos ejemplos de desigualdades que no son excepcionales, sino un verdadero problema estructural de nuestra sociedad. Por ejemplo, la muerte de 41 niños en La Guajira en el 2021 por causas asociadas a la desnutrición, la ausencia de respuesta en la restitución de tierras a miles de víctimas del conflicto, la desidia frente a la política pública del campesinado o la enorme brecha digital que desconecta poblaciones enteras del desarrollo de sus capacidades. Y en este marco de múltiples desigualdades, el clima para conocer e informar al respecto se encuentra viciado por ataques al periodismo que impiden a la sociedad conocer y enfrentar la 6 / problemática. En los últimos años, el 2021 fue el más violento contra la prensa, y las más de 684 agresiones documentadas evidencian la falta de garantías para ejercer el oficio: un pilar de las sociedades democráticas, consagrado en el artículo 20 de la Constitución Política. De acuerdo con datos de la FLIP, un tercio de los municipios de Colombia no cuentan con medios de comunicación, y muchos de ellos han sido escenario de conflictos, pobreza y desigualdad, lo que dificulta el acceso a la información local y agrava la manera como se entiende lo que pasa en el país. A esto se suma la profunda disparidad en la que se encuentran los medios comunitarios: rezagados a la imposibilidad de transmitir con contenidos y formatos que compitan contra medios privados o estatales y enfrentando cargas burocráticas que ponen en riesgo su sostenibilidad.

En Dejusticia y la FLIP consideramos que esta desigualdad estructural es injusta; es causa y consecuencia de privaciones de derechos humanos. La desigualdad socioeconómica específicamente perpetúa la pobreza de estos grupos y crea asimetrías en el acceso a bienes y derechos sociales, como la salud, la alimentación, la educación y el trabajo; al igual que a derechos civiles y políticos, como la justicia, la libertad de expresión y la participación".

El Estado no ha logrado encontrar la forma de evitar la discriminación vertical o socio-económica, aquella que muestra el desequilibrio entre ingresos, riqueza y capacidades”/ 7 cipación política. Todos estos son derechos reconocidos por la Constitución de 1991, cuya garantía incompleta acrecienta las distancias en la lucha contra la discriminación. Como la desigualdad es una decisión política y no una fatalidad, este es el momento para preguntarse ¿qué piensan hacer nuestros próximos gobernantes para que haya menos pobreza y mayor acceso a oportunidades? ¿Cuáles fórmulas o herramientas desarrollarían para contribuir a que la cancha esté menos inclinada a favor de algunos pocos y en contra de muchos? ¿Cómo garantizar que toda la ciudadanía tenga acceso a información sobre su entorno y participe en el debate público? ¿Qué tipo de iniciativas o estímulos plantean para que comunidades y grupos poblacionales tengan capacidad y resonancia a la hora de plantear de manera amplia las problemáticas que las aquejan? ¿Es el cierre de la brecha de la desigualdad un objetivo imperioso para Colombia en el que los derechos humanos y el desarrollo de políticas públicas incluyentes pueden contribuir? Vivian Newman Pont, directora de Dejusticia Diana Guzmán, subdirectora de Dejusticia Jonathan Bock Ruiz, director de la FLIP

Ver documento completo.