Resguardo Saracure Cadá


El Vichada. Territorios en Conflicto. 

 Cultivando autonomía en la sabana del Vichada. 

 Resguardo de Saracure Cadá.

En el municipio de Cumario Vichada, en el resguardo indígena de Saracure Cadá, se promueve la soberanía alimentaria intercultural y el fortalecimiento del gobierno comunitario de 60 comunidades indígenas Piapoco Y Sikuani. (ver mapa detalle 641)

Con este proyecto se busca el fortalecimiento de las familias y las comunidades mediante la formación en el diseño de planes de vida y la gestión de proyectos; con la finalidad de apoyar y fortalecer los gobiernos comunitarios, con miras a lograr la pervivencia física y cultural de las comunidades participantes. y el fortalecimiento de los conucos tradicionales (unidades agrícolas familiares) para mejorar la sostenibilidad y la autonomía alimentaria.

Población.

El resguardo de Saracure Cadá tienen 4.500 habitantes, con una extensión de 180 mil hectáreas y su población está distribuida en 104 comunidades, cada una de ellas regida por un capitán, quién es la autoridad. En el proyecto trabajamos con  130 familias en las 60 comunidades integrando en el trabajo a:  110 hombres y 20 mujeres que fueron seleccionados de manera autónoma por las comunidades, para este proceso de formación.

Trabajo demostrativo.

Dentro del trabajo de caracterización y construcción de línea base, nos encontramos que la tradición indígena es talar monte virgen, dejarlo secar, quemar, sembrar, cosechar y repetir este proceso cada año. Por este motivo el monte virgen que hay en este momento es muy poco. Hoy 91 familias de las 130 participantes en el proyecto cultivan tan solo  6 especies o menos en el conuco a diferencia de hace  40 años, donde cultivaban por lo menos 40 especies. Este cambio tan fuerte se debe al influjo de los cultivos ilícitos en la región. Las familias abandonaron los cultivos del conuco por ir al trabajo de la coca y cuando se acabaron los cultivos de coca, regresaron a los conucos pero utilizando menos semillas y menos especies.

La propuesta que lleva  FUCAI a los territorios es no derribar más monte virgen, utilizar los terrenos ya cultivados años atrás, lograr crear un manto vegetal cortando el rastrojo existente y lograr una siembre diversificada sin quemar.  Esta propuesta permite mejorar los suelos, plantar en diversos momentos durante el año y por varios años en el mismo terreno. Después de cuatro o cinco años va quedando un bosque de maderables seleccionados y frutales de larga duración.

Las comunidades indígenas acogieron esta propuesta con mucho ánimo después de una fase de prueba que duró un año y les dimos la oportunidad de realizar el conuco tal como lo venían  haciendo, pero a la vez seleccionamos   un terreno pequeño (20m x 20m) ya utilizado hace varios años y allí plantamos  un conuco promoviendo los SAFS (sistemas agroforestales de sucesión sin quema), dando resultados óptimos. 

Al finalizar este primer año del proyecto el 90% de las familias participantes ha mejorado los cultivos alrededor de las viviendas en cantidad y calidad aumentando en un  50% las especies cultivadas ahora en los conucos con un aumento  por lo menos entre 6 y 10 especies con las semillas entregadas. 

Propuesta para hacer frente a los problemas identificados.

Las principales propuestas frente al cultivo y luego de 1 años de trabajo con las comunidades han sido: 

- No derribar la poca selva virgen que queda. Utilizar los rastrojos para plantar los conucos pero sin quemar. De esta manera se mejora el suelo y se puede cultivar por lo menos 5 años en el mismo conuco.

- Recuperar la diversidad en el conuco.

- Incluir en el conuco árboles maderables y frutales de larga duración.

- Recuperar el trabajo en minga (trabajo comunitario)

- Valorar la cocina nativa.

- Relación entre el conuco y el cuidado de la salud.

Para dar desarrollo a esta propuesta  FUCAI hizo entrega de semillas y herramientas a 130 familias para que cultivaran: arroz secano, flor de Jamaica, cúrcuma, jengibre, tomate, frijol, cebolla, pimentón, moringa, ají, pepino cohombro, sacha-inchi, lulo amazónico y cilantro. Además se hizo la entrega de herramientas para el cultivo Machete, Palín y Lima para cada familia.

Seguimientos de apoyo técnico

Para garantizar el buen desarrollo del trabajo cada técnico realiza una visita mensual a cada comunidad (30 en cada sector) y se reunió e impartió capacitación sobre la implementación de los SAFs en los conucos durante dos horas con las personas participantes y sus familias, y otras familias interesadas (5 en promedio por comunidad). En un monitoreo que hizo el Coordinador del Proyecto después del Aula Viva, se pudo constatar que muchas de estas familias, que no estaban directamente en el proyecto, están poniendo en práctica los conocimientos y técnicas utilizadas en el proyecto. Este trabajo que hacen los técnicos comunidad por comunidad es muy valorado por las familias del proyecto y por las demás que indirectamente se están beneficiando del mismo.

Talleres de formulación del Plan de Vida Comunitario

El objetivo primordial en la realización de los talleres es iniciar la formación en gobierno comunitario y facilitar las herramientas necesarias para la participación en espacios de decisión, acuerdos colectivos a favor del pueblo piapoco, con la proyección de que vivan en territorios de paz y en igualdad de condiciones.

  • Desarrollar los elementos básicos del Plan de Vida Comunitario.
  • Generar una reflexión sobre los valores tradicionales del Pueblo Piapoco

Para lograrlo se han realizado 4 talleres de formulación del Plan de Vida Comunitario, 2 en cada sector. Pero faltan los perfiles de los proyectos, debido a que fue necesario trabajar con los 130 participantes temas de Constitución Política y legislación relacionados con los pueblos indígenas, lo mismo que herramientas constitucionales para hacer valer los derechos individuales y colectivos como la Tutela y el Derecho de Petición (por solicitud de las Autoridades del Resguardo).

Dentro de la capacitación de los  participantes por núcleos la profesional realizó  y elaboró los planes de vida familiares a 5 núcleos por seis comunidades cada uno en cada uno de los sectores. Las 60 comunidades se agruparon en 10 núcleos, 5 por sector. La participación fue de 70 personas en el Sector 1: Kaliawiri Kuwai y de 73 personas en Sector 2: Kaliawiri Tzipapu para un total de 143.

 

La capacitación para elaborar un plan de vida familiar o personal se centró en cuatro elementos básicos:

  • El Ser (los valores personales o familiares).
  • El Hacer: (el trabajo, qué quiero o qué queremos hacer o qué necesito o necesitamos hacer).
  • El Tener: (qué necesito o necesitamos tener para vivir dignamente)
  • El Estar: ( cómo quiero o cómo queremos relacionarnos con los demás, con el medio ambiente...)

         

 

Este proyecto esta patrocinado por: comité e do serviço as ajudas caritativas a favor dos países de terceiro mundo.